Traductor...

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

lunes, 12 de septiembre de 2016

¿Por qué las personas que no son celíacas, deciden hacer dieta sin gluten?

Yo me acuerdo cuando tenía ocho años y me comía un bocadillo o un trozo de empanada o compartía la barra de pan con mi padre, ¡y me encantaba!

Me daba un poco de cosa ver a mis hermanos y a mi madre que no podía hacer eso, que todo el rato estaba haciendo bizcochos y cosas para que mis hermanos pudieran tener el desayuno o la merienda preparada. 

No sentía envidia, ¡yo podía comer de lo que ellos comían! Pero ellos no se podían no acercar a mis bollitos del desayunno, que por cierto, tenían pepitas de chocolate, era super blanditos... ¡Y no sé si es que ya no los busco, o que ya no los fabrican, porque no los he vuelto a ver!

Me acuerdo cuando entraba en una tienda de chuches, compraba las que me apetecían, sin tener cuidado por si podía o no podía comerlas... ¡Era perfecto!

¿De verdad a alguien le apetece tener tanto cuidado solo por capricho?

¿O es que como los alimentos sin gluten son más caros, hay gente que se cree que son mejores y decide comprarlos?

Conozco una señora, que hace años tenía una frutería. Me dijo una vez, que cuando las naranjas llevaban tiempo en la tienda y podrían ponerse malas, que no las ponía de oferta, porque no las compraría demasiada gente. Que lo que hacía era subirles el precio. Y que en dos o tres horas las vendía todas.

- En España, creemos que cuanto más caras sean las cosas, mejores o de más calidad son. Y no siempre es así Sandra-me decía-y aquí tienes la prueba.

¿Pasará eso con los productos sin gluten? ¿Será por eso por lo que cada vez más gente se apunta a nuestra dieta? 

No sé, puede que también crean que es más sano, ¡pero si ellos no son intolerantes o sensibles! ¿Será igual de sano porque no les hace daño, no? 

Creo que es una moda basada en los precios y en que piensan que la calidad y la salud estarán mejor cuidadas, y me temo que a su cuerpo, que no tiene ningún problema, ni le note!

¡Seguimos leyéndonos!



miércoles, 7 de septiembre de 2016

Tarta de las buenas noticias

Mi verano este año ha sido un poco duro... al final del curso me despisté un poco y me quedó alguna asignatura para septiembre.

Ayer me dieron las notas, ¡y aprobé todo! Y además matemáticas con un notable. ¡Estoy feliz!

Estudiaba por la mañana y por las tardes, solo descansaba los domingos y solo los del mes de julio, porque en agosto ni eso. ¡Todos los días! A veces me relajaba y trabajaba solo un cuarto de hora, pero otros días dos ó tres horas...

Y hoy ha ido mi padre a por las notas, porque nosotros todavía estamos de vacaciones en Asturias.

Le mandó una foto a mi madre con las notas y ella me la enseñó a mí. Estábamos con mi abuela y se nos saltaron las lágrimas a todas.

¡Qué emoción!

Después, mi madre y yo fuimos a comprar los ingredientes para hacer una tarta y ¡así quedó! ¡Riquísima!

Y he pensado en compartila con vosotros. Espero que os guste, nosotros la llamaremos la tarta de las buenas noticias.



Ingredientes:
- Una tarrina de queso fresco, como de Burgos.

- Una tarrina de queso de untar, como el de Philadelphia

- 3 huevos

- 1 bote de leche condensada, de 125 mililitros.

- 50 gramos de moras y otros 50 de frambuesas.

- Dos cucharadas de harina sin gluten.

- Galletas sin gluten para cubrir el fondo del molde.




Preparación:

En una fuente mezclamos todos los ingredientes. 

Cubrimos el fondo de un molde de galletas sin gluten, así como se ve en la foto, y vertemos encima la masa.

Lo ponemos en el horno a 180ºC y lo dejamos dentro 35-40 minutos.

Después esperamos a que se enfríe.

¡Está buenísima!


A mis abuelos les encanta... además, el día 8 es su cumple de mi abuelo, así que aprovecharemos para darle una sorpresa.

Y para beber y acompañar la tarta, agua de coco que me compraron en LIDL, ¡riquísimo!

Un beso para todos... hoy estoy contentísima. 

¡Seguimos leyéndonos!










lunes, 5 de septiembre de 2016

Área de servicio Exit Villalpando, si preguntas qué tienen para comer los celíacos, te contestan que refrescos y bebidas.


Por fin estoy de vuelta en mi blog.

A finales de curso me despisté un poco y mis padres me dijeron que nada de blog hasta que no hiciera los exámenes de septiembre... ni blog, ni teléfono, ni ordenador... ¡Nada!

Tampoco he ido al campamento de verano, ni he tenido curso de windsurf... he estudiado por la mañana y por la tarde, y por fin ¡ya he hecho los exámenes! Mañana me darán las notas y estoy un poco nerviosa.

Quiero contaros, que estoy de vacaciones en Asturias, en Pravia, un sitio precioso. Si os imagináis un lugar al lado de un río, con playas y montañas cerca de tu casa, ¡ese es!

Cuando fui a Madrid para hacer los exámenes, paramos en Villalpando. En ese sitio paran casi siempre los AlSA. Es grande y siempre está limpio y cuidado.
Nosotros nunca comemos nada... pero el otro día eran casi las tres de la tarde cuando paramos allí, teníamos hambre y preguntamos si había algo sin gluten.
Nos contestaron que no... bueno, no exactamente... nos dijeron que tenían refrescos y bebidas.
 ¡Genial! ¡Qué bien! O sea, que si eres celíaco, viajas en ALSA o en coche, paras en un área de servicio EXIT, para comer, puedes tomar refrescos y bebidas. 

Nos sentimos un poco mal... yo no quise tomar nada, mi madre un café y seguimos viaje hasta nuestra casa de Asturias. Llegamos a las cinco y pico, un poco tarde para comer, pero mi abuelita nos tenía preparada la comida y nos estaba esperando.

Me llaman la atención estas cosas. 

Y para dejar un buen sabor de boca, os dejo una foto de un área recreativa, donde siempre paramos para ver el paisaje, se llama Área de Descanso Caldas de Luna:



¡Espero que os guste!

¡Seguimos leyéndonos!





















viernes, 22 de julio de 2016

Helados de cucurucho en Miquel Gelater



He pasado unos días en Denia, Alicante.


Allí las playas son grandes y de arena muy fina. Siempre o casi siempre hace calor, pero no agobia, y el agua del mar Mediterráneo, está siempre con una temperatura ideal para zambullirse.



Una mañana, fuimos a pasear por Denia. Nos apetecía un helado y entramos en una heladería de la calle principal, Marqués de Campo, que tenía muy buena pinta.

Como siempre, le explicamos a la camarera que éramos celíacos, y que necesitábamos saber qué helados contenían gluten. 


Nos llevamos una sorpresa enorme cuando nos dirigieron a una carta gigante, donde estaban todos los helados, con sus alérgenos perfectamente señalizados. Y curiosamente, los que contenían gluten, que era muy pocos, al lado del nombre, una espiga les identificaba.


Pero lo mejor no era eso, lo mejor vino después, cuando una vez decidido el sabor que queríamos, nos preguntan si deseamos tarrina o cucurucho...

Mi madre dijo rápido: No... cucurucho, somos celíacos. El cucurucho contiene gluten.

A lo que la camarera respondió: sí, pero nosotros los tenemos sin gluten, y señaló una caja de cristal perfectamente cerrada, llena de cucuruchos de barquillo sin gluten.

¿Sabéis que ni mi madre, ni mis hermanos habían probado nunca un helado de cucurucho? Yo sí, pero con gluten, porque fui diagnosticada más tarde.



¡Pues lo tenían todo controlado! ¡Todo! Y os aseguro que seguimos todo el proceso con los ojos muy abiertos, porque no nos creíamos que fueran a conocer tan bien la manipulación de los alimentos sin gluten, la contaminación cruzada... pero fuer GENIAL.

Después nos quedamos un rato charlando con Marco Miquel, maestro heladero y gerente de Miquel Gelater, con formación universitaria en tema de cocina, con las ideas muy claras y con muchas ganas de ayudar. 

Encontrarnos con gente así es fantástico...

¡Gracias Miquel Gelater por pensar en los celíacos! 

Está claro que la voluntad siempre es el primer paso para ayudar a los demás. 

A nosotros nos has hecho felices. Tanto que hemos vuelto a por más helados... a por más horchata... y volveremos sin duda, muchas más veces.

Os dejo la página para que echéis un vistazo: Miquel Gelater

Y también su Facebook: Facebook de Miquel Gelater

¡Gracias Marco Miquel!

Seguimos leyéndonos.

lunes, 27 de junio de 2016

Batido de fresa fresco y sano

Pues estos días de verano y de calor, a veces abres la nevera y no sabes qué tomarte, porque no tienes claro qué te apetece.

Algo frío... fruta... no sé.

En ese pueblo al que voy por el verano, Pravia,

 antes había un burguer donde preparaban batidos. ¡Eran naturales! Y aprendimos a hacerlos. 

La primera vez que los probé debía de  tener yo tres años... y la última cinco o seis. Los dueños se jubilaron y el burguer cerró. ¡Qué pena! Porque las tardes de verano, nos encantaba ir allí a tomar nuestro batido natural.

Bueno, pues como ya no está, ayer nos preparamos nosotros mismos ese batido que conocimos allí.

Ingredientes:

- 1/2 kilo de fresas.
- 5 ó 6 cucharadas de azúcar.
- Un litro de leche fría.

En un bol grande, ponemos las fresas, el azúcar y la leche fría.

Con la batidora de cuchillas, trituramos todo muy bien durante 5 minutos.

Después servimos en un vaso largo con un pajita, y os aseguro que al primer sorbo os daréis cuenta que está delicioso y que ya no podréis vivir nunca más sin ese batido.

¿Lo probáis?

¡Feliz verano!

Seguimos leyéndonos.

miércoles, 22 de junio de 2016

Cómo diagnosticar la Enfermedad Celíaca

Muchas veces no sabes ni que existe una enfermedad hasta que no te la diagnostican.

Yo sí conocía la Enfermedad Celíaca, pero ¿eso de que no sabes a qué saben las fresas hasta que no las pruebas? Pues eso... a mí antes no me parecía tan importante. Veía a mis hermanos y a mi madre que no podían tomar gluten y tampoco era para tanto.

Hasta que me tocó a mí.


Siempre lo cuento y no me canso de repetirlo, mi diagnóstico no fue fácil.

Mis analíticas eran normales... no había ningún valor raro que hiciera pensar que fuera celíaca.

Un día mi endocrino detectó un problema en mi tiroides y entonces ya empezaron las pruebas. Las analíticas ya empezaron a ser un poco más completas... y así apareció mi hipertiroidismo. Las cifras asustaban. Empecé a tomarme una pastilla a diario, Eutirox 100 y análisis una vez cada dos meses. Pero no mejoraba.

El endocrino empezó a sospechar... quizás seas celíaca. El especialista en digestivo estaba seguro de que no, porque los anticuerpos eran normales. Aún así me hicieron de nuevo los anticuerpos y otra vez negativos.

El especialista en digestivo dijo que a veces había falsos negativos, así que biopsia.

La primera biopsia dio negativo, la segunda, tres meses después, positivo. 


Después me hicieron una analítica para saber si mi enfermedad celíaca era genética, y sí, también dio positivo.

Las formas de diagnóstico son las siguientes:

1.- Analítica para saber si hay anticuerpos que detecten una enfermedad celíaca.

2.- Biopsia intestinal.

3.- Marcadores genéticos. Que estos últimos solo te dicen si eres propensa a sufrir la enfermedad celíaca, pero no que ya la estés padeciendo. Porque aunque seas genéticamente propensa, puede que no hayas desarrollado la enfermedad.

Y no hay más maneras... 

Aunque se está investigando. Muy pronto haré una entrada sobre eso.

¡Seguimos leyéndonos!


lunes, 20 de junio de 2016

Carta abierta a Cristina Cifuentes

El jueves pasado estuve en la Asamblea de Madrid, y aunque no me dejaron pasar a la tribuna de invitados porque no tenía la autorización de mi padre, hace falta la del padre y la de la madre, al menos mientras no tenga 14 años, pude ver en una televisión las cosas de la que hablaban.

Ciudadanos le preguntó al PP  ¡que qué pasaba con la oficina de atención al celíaco? Y Cristina Cifuentes, que es la Presidenta de la Comunidad de Madrid dijo: "ya me he reunido más de dos veces con las asociaciones de celíacos?

Pues hoy quiero escribir a Cristina Cifuentes:


Hola Cristina:
Como sé que si te escribo un correo no te llegará... alguien lo leerá antes, no le parecerá importante, me contestarán con un "lo tendremos en cuenta" y ya, pues he decidido escribirte desde aquí.

Soy Sandra, y soy celíaca desde que tenía ocho años, ahora ya tengo 13. No fue fácil que me diagnosticaran de Enfermedad Celíaca, el diagnóstico es otro tema pendiente...

Antes comía pan todos los días, y galletas y bollos, y cereales... lo mismo que tú o que cualquier otra persona que no sea celíaca. En el momento en que diagnosticaron eso se acabó. Los bollos bueno, quizás te parezca bien que ya no estén en mi dieta, pero ¿Qué pasa con el pan, o con los cereales, y las galletas? ¿Por qué permites que los madrileños sigamos pagando tanto por nuestro alimento-medicina? Que sí, que ya sé que no está considerado como medicina, pero que si lo piensas bien, exactamente eso es: MI MEDICINA

Me da mucha rabia que digas que ya te has reunido más de dos veces con las asociaciones de celíacos. Estoy segura que has ido más de dos veces al teatro, o al fútbol, o a los toros ¿a que sí? Pues los celíacos somos más importantes que dos reuniones... o media más... porque dos o más... lo de más a lo mejor se refiere a que el jueves yo estuve en la Asamblea de Madrid y Celíacos en Acción también estaba cerca...

Vamos que no me lo puedo creer. Qué poco me gusta eso de dos o más.   sPara entender la forma de vida de los celíacos hay que vivirla, sentarse con ellos en una cafetería, acercarse a ellos, ver cómo comen en los comedores de los colegios, cómo están considerados en la sociedad, pero de verdad... no de oídas. de oídas no es posible entender cómo nos encontramos o cómo vivimos.

La Enfermedad Celíaca es un tema importante en La Comunidad de Madrid, al igual que en España entera, demasiado importante como para solucionarlo con dos reuniones o más con las asociaciones de celíacos. 


Este verano yo voy a ver a Esperanza Aguirre en mi pueblo, en Pravia, Asturias. Y le voy a contar cómo me siento. Y ella me entenderá seguro... espero que después te lo cuente a ti, y para que tú también conozcas mi realidad, pero la realidad sincera... la del día a día. Porque hay muchas cosas, que no se pueden ni contar, ni entender, ni sentir si nos las vives. Y menos si solo te reúnes dos veces o más con las asociaciones de celíacos. 

Perdona que me haya quedado con esa frase, pero... me ha impacto tanto que no se me va de la cabeza.

¿Estaría dispuesta a escucharme Señora Cifuentes?

Atentamente:

Sandra C.   


#QueNoPare




¡Seguimos leyéndonos!